El Blog

Calendario

<<   Enero 2011    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El pispa i la babau

Por WalkiriaSumionda - 30 de Mayo, 2010, 12:01, Categoría: ANECDOTICA

Corren temps de desconfiança -tothom ho diu i ho sap- i això es reflexa en les formes físiques de moure's. En els espais del transport public, a hores puntes, és on hi acostuma a haver una mes alta concentració de desconeguts. Més que en un estadi de futbol o esportiu on s' hi acostuma a anar amb colla. Sembla que cada viatger va a la seva. Els més capficats són els que llegeixen llibres o diaris, la majoria té la vista fixada a un punt indeterminat del seu melic imaginari. Ningú mira els ulls de ningú. Un protocol no escrit aconsella retirar la vista si per causalitat hi ha una coincidència de mirades no sigui que puguin ser mal interpretades. En els vagons de metro milions de passatgers s' han doctorat en practicar l' art de la indiferència. Com que ningú mira a ningú, els vocacionals del furt estan atents a qui li poden prendre la cartera sense que se n' adoni. Quan puja un hongarès o un magrebí, els sensors d'alarma dels nadius pugen de grau atencional.(també a cada sector d' immigrants li passa el mateix en vers a altra segons sigui la fama de temporada que arrossega) L' ètica demana un posicionament inequívoc en contra la xenofòbia i confiar (es a dir, desconfiar) per un igual davant de tothom sigui de l' origen social o ètnic que sigui. Vet aquí que l' altra dia, una dona d'edat d'aspecte no se sabia si babau o generós, en tot cas venerable, portava la seva bossa oberta. El passatger contigu, possiblement un marroquí, hi va ficar la mà i va treure un petit estoig de cuiro on deuria suposar que hi guardava els calerons. Una altra passatgera des del seient del davant la va avisar i aquella, delerosa de viure en el pleniluni del seu romanç amb la vida, va guitar la bossa amb la cremallera oberta no va a trobar a faltar res i es va excusar davant del lladre, que ja portava el seu producte a la butxaca, per haver desconfiat d'ell. Va ser un instant, prou temps perquè qui va avisar a la víctima ho fes segura i la víctima desestimés el seu avís negant una evidència. La cosa era que l' una protegint els interessos de l' altra i de retruc de tots els passatgers no disposats a ser víctima dels lladres la va avisar i aquesta altra no s' ho va creure i no l iva fer cap retret al lladre. Una mena de flux intern de solidaritat intercultural la va invalidar per acceptar un avis d'ajut. Al cap d'una estona, al sortir de la seva parada d' arribada, al necessitar el seu clauer, amb la clau del cotxe, es va trobar que no la tenia. Cost de la broma: més de cent euros, perquè les claus de cotxe les fan en platí o amb or de Ford Knox o ves a saber de quines matèries tan complicades per encarir-les d'aquesta manera. El nano que els hi va birlar confonent la funda del clauer amb una billetera, les tiraria a la primera paperera que es trobés. Segurament va tenir una infantesa terrible i s' havia de buscar la vida com fora a una ciutat plena de crueltats a les que ell no es va abstenir d' incrementar-les. La víctima no permetria que a més de crear-li problemes per deixar-la sense cotxe durant varis dies abans de fer un duplicat de la clau li tragués el seu bon talant (a mal temps calia posar bona cara, això ho sabia fer-ho funcionar). Continuaria igual de venerable, ara amb mes cura per tancar la cremallera de la bossa i apretar-la al seu pit perquè cap altra desaprensiu li agafés res més. No era la primera vegada que li passava però sí volia que fos la última. El més fort es que no va fer cas a l' avis d' un altre passatger que li deia que revisés les seves pertinences perquè el del costat li havia tret alguna cosa. Psicològicament, no va poder acceptar que tal cosa passés tant a la descarada davant de tothom. Tampoc volia desconfiar especialment d' algú a la vista del color diferent de la seva pell. Tampoc es podia creure, malgrat la seva experiència de coneixença de robatoris i d' altres que havia sofert també en el seu bolso, que ella una nena maca, blanca i bufona, pogués patir un greuje d' aquesta mena. L' anècdota es ve repetint. Del carterisme se n' ha fet llegenda. Sembla fins i tot tenir una mena de comprensió ciutadana (pobrets, no tenen res que portar-se a la boca i enlloc de demanar-ho ho agafen). Canvien les mans dels lladres i les cares de les víctimes però la dialèctica del pispa i del contribuïdor involuntari als seus beneficis es perllongarà per molt de temps. Hi ha qui parla de que els lladres són honestos i que a vegades en casos extrems tornes les coses robades movent els fils oportuns. A altres bandes del planeta per fer això tallaven les mans. A la hospitalària Catalunya es passa full i es justifica sociològicament perquè el sistema no es capaç d' integrar l allau de tanta gent que ha vingut de fóra a cercar feina. No sabem si el lladre de la nostra història feia el seu debut com carterista o portava centenars de vegades practicant-ho, coneixent de primera mà, mai millor dit, la pèrdua de l' oremus del personal capficat en les seves cabòries que no protegeix les seves coses més immediates. Imaginem que aquesta història hagués seguit un curs feliç. La babau avisada, al trobar a faltar el seu clauer hagués enfrontat al pispa, aquest s' hagués resistit fen-se el lloro balbotejant l' idioma local i apel·lant a una postura d' indefensió, tot dient que pel seu aspecte tothom desconfiava d' ella. La robada insistiria a que es deixés revisar les butxaques recolzada per l' altra passatgera que havia vist i el furt. Ell diria que no, però altres passatgers es sumarien a la demanda de que es deixés inspeccionar. Entretant a la següent parada el nano hagués fet intent d' escàpols però un home entrenat que tornava del seu gimnàs li hagués parat el pas. Finalment, el pispa al veure' s acorralat, hagués tret el clauer i li hagués tornat a la dona, amb el cap cot i un aspecte de vergonya. Ningú li tocaria un pel, tampoc ningú se n' ocuparia de portar-lo a comissaria o avisar a la seguretat privada del metro, perquè sempre que es necessita no està a l' abast. El pispa seria perdonat perquè la gent no està per linxar a ningú i els passatgers s' haguessin quedat parlant de l' anècdota mentre aquell se n' anava avergonyit. Podia donar-se per content, el mateix afer a una ciutat del seu país africà li hagués comportat maltractaments i la detenció. Els episodis de robatoris d' aquesta mena aprofitant-se de la bona fe de la gent són continus. Mentre un dorm a la platja el pispa s' asseu al costat i després se li endú les seves coses. A alguna botiga encara hi ha qui fa passar monedes de pesseta per unitats d'euro. S' ha de ser molt mala persona per dedicar-se a robar a altres justificant-se que el que té ha de repartir el que té amb qui no ho té. L' exploració de la psicologia del lladre posa de palès una personalitat pelegrina. Els que se n' aprofiten de la confiança dels demés saben que no tenen cap elegància, ni raó mínima. És un misteri saber com aconsegueixen seguir-se mirant als miralls i auto acceptar-se. Segurament la consciència ciutadana hauria de ser mes extrema amb els incívics i els lladres enxampats, en grau de temptativa o de comissió de delicte, haurien de passar-se una llarga temporada dedicats a la reparació social. D'això últim les administracions es fan les longuis perquè les obligaria a invertir en espais de cooperació pels reinserits fent una mena de tolerància -i de complicitat- la qual cosa fa pensar en el grau de corresponsabilitat de l' estat en acceptar gent a un país que no té el mes essencial per viure. Aquesta és un altra cantera temàtica. A les societats més riques i de treball a dojo tampoc està eradicat el robatori. El compendi d'anècdotes d' aquesta mena consciencia i hauria de reduir-les per reduir la quota de victimitat d' una banda i la de decisió de sortir al carrer per robar d' una altra. No rectificar un error comès significa cometre ' n un altre ja va avisar Confuci. L' error d' aquesta història es la negació de l' evidència de la víctima.

El pispa i el babau

Por JesRICART - 4 de Mayo, 2010, 15:08, Categoría: ANECDOTICA

Corren temps de desconfiança -tothom ho diu i ho sap- i això es reflexa en les formes físiques de moure’s. En els espais del transport públic, a hores puntes, es on hi acostuma a haver una mes alta concentració de desconeguts. Més que en un estadi de futbol o esportiu on s' hi acostuma a anar amb colla. Sembla que cada viatger va a la seva. Els més capficats són els que llegeixen llibres o diaris, la majoria té la vista fixada a un punt indeterminat del seu melic imaginari. Ningú mira els ulls de ningú. Un protocol no escrit aconsella retirar la vista si per causalitat hi ha una coincidència de mirades. En els vagons de metro milions de passatgers s' han doctorat en practicar l' art de la indiferència. Com que ningú mira a ningú els vocacionals del furt estan atents a qui li poden prendre la cartera sense que se n' adoni. Quan puja un hongarès o un magrebí, els sensors d' alarma dels nadius pugen de grau atencional. L' ètica demana un posicionament inequívoc en contra la xenofòbia i confiar (es a dir, desconfiar) per un igual davant de tothom sigui de l' origen social o ètnic que sigui. Vet aquí que l' altra dia, una dona d' edat d' aspecte no se sabia si babau o generós, en tot cas venerable, portava la seva bossa oberta. El passatger contigu, possiblement un marroquí, hi va ficar la mà i va treure un petit estoig de cuiro on deuria suposar que hi guardava els calerons. Una altra passatgera des del seient del davant la va avisar i aquesta, delerosa de viure en el pleniluni del seu romanç amb la vida, va guitar les seves pertinences i no va a trobar a faltar res i es va excusar davant del lladre que ja portava el seu producte a la butxaca per haver desconfiat d' ell. Va ser un instant, prou temps perquè qui va avisar a la víctima ho fes segura i la víctima desestimés el seu avís negant una evidència. Al cap d' una estona, al sortir de la seva parada d' arribada, al necessitar el seu clauer, amb la clau del cotxe, es va trobar que no la tenia.,Cost de la broma: més de cent euros, perquè les claus de cotxe les fan en platí o amb or de Ford Knox o ves a saber de quines matèries tan complicades per encarir-les d' aquesta manera. El nano que els hi va birlar confonent la funda amb una bitlletera, les tiraria a la primera paperera que es trobés. Segurament va tenir una infantesa terrible i s' havia de buscar la vida com fora a una ciutat plena de crueltats ales que ell no es va abstenir d' incrementar-les. La víctima continuaria igual de venerable, ara amb mes cura per tancar la cremallera de la bossa i apretar-la al seu pit perquè cap altra desaprensiu li agafés res més. No era la primera vegada que li passava però si volia que fos la última. El més fort es que no va fer cas a l' avis d' un altre passatger que li deia que revisés les seves pertinences perquè el del costat li havia tret alguna cosa. Psicològicament no va poder acceptar que tal cosa passés tant a la descarada davant de tothom. Tampoc volia desconfiar especialment d' algú a la vista del color diferent de la seva pell. L' anècdota es venia repetint. Del carterisme se n' havia fet llegenda. Semblava tenir una mena de comprensió ciutadana (pobrets, no tenen res que portar-se a la boca i enlloc de demanar-ho ho afanen). Canviarien les mans dels lladres i les cares de les víctimes però la dialèctica del pispa i del contribuïdor involuntari als seus beneficis es perllongaria per molt de temps. A altres bandes del planeta per fer això tallaven les mans. A la hospitalària Catalunya es passava full.

Mecanismos de Exclusión.

Por JesRICART - 3 de Mayo, 2010, 17:41, Categoría: OBSERVATORIO

Los gestos de exclusión son permanentes y recíprocos. Todo individuo relacional se ajusta a su doble condición de excluyente y excluido. En la primera satisface su necesidad de depuración de actitudes ajenas librándose de lastres sobrantes y en la segunda sufre un rol de victimidad o de lesión por no ser tenido en cuenta. Trataré de posicionarme y analizar este hecho estructural en el comportamiento humano utilizando una anécdota de algo que me ha sucedido recientemente. Al ir a un restaurante a comer, del que clienteaba1 en un día festivo a un hora razonable (14 30 para la tarde que en Catalunya todavía hay mucha gente por sentarse a la mesa) la mánager que me conocía y con la que había buena entente dijo que no hacia falta que nos esperásemos (éramos 2) porqué estaba a rebosar y tenia mesas apalabradas. Ha sido la primera vez en toda mi vida de comensal en espacios publicos que en un restaurant me han dicho semejante cosa. En otras ocasiones en otros varios restaurants con exceso de clientela en horas punta o incluso con déficit de alimentos me han sugerido platos excepcionales o que me esperara a otro turno. Se mire por donde se mire fuimos excluidos de un recurso que a otros (los otros comensales) sí les era concedido. Probablemente la espontaneidad de la manager la hizo expresarse así sin medir las consecuencias de hacerlo. Segunda parte del tema: para otros oportunidades ha quedado interiorizado, sin necesidad de obligarme a planearlo, no volver a contar con este restaurante para ir a comer a pesar de tenerlo considerado por su buena cocina. Mi memoria ya no me lo sugerirá como opción y tampoco lo aceptará como propuesta de futuro si algún compañero que lo conoce lo propone. A la condición de excluso le añado la de excluyente. Volver a repetir 10 kms expresamente de vehículo -desde otra localidad- para ir a comer y no poder hacerlo no es una hazaña para repetirla una segunda vez. Posiblemente hay atenuantes del evento: la mánager es de una personalidad muy espontánea o bien estaba superatareada y ciertamente no podía asumir el excesivo trabajo que se le venia encima con dos comensales mas. Tal vez estuviera enfadada con nosotros porque en otras ocasiones nos sentábamos en la terraza de afuera por no soportar el humo de adentro. ¿quien sabe? No hubo conversación al respecto ni lo más probable es que la haya en el futuro. De hecho, la probabilidad de coincidir en cualquier otra parte será escasa por no decir nula. No hay conclusión rencorosa ni enfado alguno, simplemente mi memoria no traeré a colación su espacio para volver a ir, antes preferirá otro. He ahí una forma de exclusión reactiva a otra sin que antes de la anterior hubiera motivo para ésta. Lo interesante es la evaluación de la exclusión como premisa de supervivencia. La conducta selecciona -y por tanto premia- los actos que van a favor de un máximo de eficacia, también de una dignificación de la relación y por ende de la realidad. Los mecanismos de exclusión están inscritos en el aparato psíquico como parte de la dotación del equipo de lucha para la supervivencia. La inclusión de todo (es decir el deseo de inclusión) es una instancia cultural pero no una determinante de la naturaleza. No existe el omnivorismo como tampoco el omniactivismo: la asunción de todas las actividades y experiencias. La selección es un proceso inscrito en la naturaleza en sus leyes de funcionamiento y reproducido en los individuos. El sujeto humano existencial tiende a la selectividad empujado tanto por sus límites (no lo puede abordar todo por mucho que quiera) como por las restricciones con las que se encuentra (no puede transgredir todos los límites ajenos con los que se encuentra). Esa dinamo contradictoria que consiste en la combinatoria inclusión/exclusión está presente permanentemente en la psicología de las relaciones, en todas las tramas relacionales y tambien en la elegibilidad de las materialidades (las cosas y los espacios). Estar en la permanente posición del si aquiescente es tan impracticable como estar en la permanente posición del no del rechazo. El exceso de ingenuidad promueva la primera y el exceso de desconfianza la segunda. La psicología escapista (entiéndase la personalidad propensa a la evitación) sabe que siempre guarda un as en la manga para la retirada en caso de que las cosas se pongan complicadas ,feas o difíciles de entender. Los protocolos de huida están culturalmente estandarizados y son aceptados socialmente como expresiones de la normalidad. La cultura no promueve tanto el debate como la coexistencia no tensional aunque para ello se tenga que pasar por la fractura de todo contacto y el ceso de reuniones, usos compartidos o conversaciones. El ideal de una relación humana (es decir, sociocomunitaria) sinérgica y cooperante, choca contra las posibilidades reales para que ese criterio sea sistemáticamente implementado en toda situación y lugar, cualesquiera que sean las formas escénicas y las conductas que convergen. Todo lo que nos es dado desde la autoprotección de la dignidad es no volver a caer en la misma situacion para ser nuevaamente rechazados en caso de disintonía o desajuste. Básicamente lo que hace un humano no es tan distinto de lo que hace un animal al experimentar el impacto de una fuerza que lo excluye. Las golondrinas que venían a anidar todos los años a las vigas del porche del patio de mi casa familiar (ejemplo socorrido que he usado otras veces) dejaron de hacerlo las siguientes décadas a pesar de que las golondrinas vecinas continuaron anidando en las vigas de al lado que no recibieron ese trato de expulsión. La experiencia recibida de la exclusión es introyectada de tal manera que el sistema neuronal ya deja de contemplar la posibilidad de un dato que en otra época trajo una mala experiencia. Eso hace del excluyente en alguien tácito sin tener ni siquiera que reconsiderar la selección o no de un recurso. En algunas etapas de la vida la intempestividad lleva a ambicionarlo todo, a querer probar cualquier cosa, a conocer todos los sitios. Forma parte de los defectos naturales por las exageraciones que producen de la época formativa. Goethe dijo que si la juventud es un defecto, uno se corrige muy pronto de él. No por que aprenda -añado- sino porque el enlentecimiento de los movimientos impetuosos que trae la edad descarta ir tras cada estimulo atractivo. Como que e comportamiento, en tanto que suma de conductas y/o de actividades, lleva a un reparto o a una distribución en una sociedad de multiofertas, lo que no se encuentra en un lugar se busca en otro y el trato correcto o esperable que no se recibe en uno se prefiere buscar en otro con más garantías. A un trato incorrecto, cuando no injusto, le corresponde la elaboración de una posición que no teme caer en injusta si con ella garantiza una prevalencia para cubrir una clase de necesidad posteriormente. La anécdota referida conecta con otras muchos menos elocuentes como ésta por lo que hace a ir a determinados espacios o locales de servicios donde el trato lo fue todo menos exquisito. La memoria lo recoge y sin hacer ningún esfuerzo posterior ni tomar ninguna decisión de boicot, la biografía posterior ya no recoge nunca mas otra tentativa usuaria en aquel lugar donde no se disfrutó o al que se asocia a una experiencia desagradable. Por suerte, el arco de recursos no para de multiplicarse y otros sitios, al menos en lo material, pueden reemplazar a los anteriores que fallan. Honestamente, nadie puede negar que ha pasado por su rol de excluir a otro que no le haga el peso. La insatisfacción o la sorpresa por no estar a la altura de lo esperable son razones suficientes para no volver al mismo lugar. La primera autoexigencia del consumo es no admitir repetir por segunda vez algo (o un servicio) que falla. Hay algo mas que una autodefensa ante errores ajenas con traducción de prejuicios o adversidades, hay una reinvindicación de la propia dignidad. El realista se ocupa de ajustar las velas -decía William George- mientras que el pesimista se queja del viento y el optimista espera que cambie. Hay un realismo al que toca apelar siempre: el de la adaptación a las circunstancias, es decir seguir buscando recursos en otra parte si son negados en la esperada.

Correo del conflicto

Por JesRICART - 11 de Abril, 2010, 1:38, Categoría: LaNOVELAdeLaVIDA

Correo del conflicto: rentabilidad psíquica de la transcripción del conflicto interpersonal. Ventajas literarias y elegancia de la catarsis. De acuerdo con la letrapéutica poner por escrito la sentimentalidad herida sin censurar las emociones reactivas es un modo de sanarlas y de volver a respirar dejando atrás un mal rollo. Si esto toma forma de carta y de envío a un destinatario al que se le responsabiliza de un comportamiento por el cual ha ocasionado daño y por lo cual se protesta, el correo conflictivo está servido. Hay historias de comunicación e intimidad, incluso muy largas en el tiempo que terminan en conflicto cerrando el paso a nuevas misivas y actos de confidencialidad. Al principio de mi vida epistolaria no sospechaba para nada que este tipo de correo alcanzaría un volumen tal que requeriría de un dosier específico para él. Suponía, ingenuamente, que con todas las personas con las que se alcanzaba la comunicación escrita y la suficiente profundidad confidencial no cabía la oportunidad del enfrentamiento hasta la instancia de la irreconciliación. Me dolió enormemente comprobar que no es así: que si bien la intimidad es necesaria para la amistad, la comprensión y las alianzas de compañerismo, no siempre la intimidad es garantía suficiente para que el otro íntimo se corresponda con honestidad. Descubrí con horror que personas que has tomado por amigas son las más viles traidoras y que de aquellas que fueron tus confidentes no faltan las que aprovechan la información que de ti tienen para dañarte como puedan. Me jacto pensando y diciendo que salvo alguien que quiera balacearme o atropellarme difícilmente se me puede hacer daño al utilizar la información que sepa o le haya proporcionado de mí en mi contra, pero no niego que existe la clase de personal malévolo dedicado a estas aficiones: perjuros que sientan falsos testimonios, confusionistas deliberados, rivalistas rencorosos y recientemente hackers que violan el correo personal. La sinceridad es igual a vulnerabilidad, significa mostrar los puntos flacos de tu figura, es el talón de Aquiles al que apuntará la flecha enemiga. Pero la sinceridad también te recrece, te hace gigante, te hace funcionar con parámetros de los gordos, con una mirada histórica sobre el proceso al que aportas tu cuota de protagonismo. La sinceridad es ese gran galimatías con el que se comprometen de manera desigual los individuos. La sinceridad es tanto más dolorosa cuanto menos se acepta la verdad si lo que dice es lo cierto. Por eso hay tanta disposición a la entelequia y a la opacidad. En cuanto dos personas interconectadas (no importa la cantidad de años o de transacciones verbales o contactos de mensajería que hayan tenido) se enredan en un escollo que crea enfrentamiento y este herida y confusión, el riesgo para un bloque en la comprensión y en la irreconciliación se presentifica pronto. El conflicto se instala como la probabilidad de riesgo para una ruptura de la relación-. Sorprende que relaciones de años y de decenas de miles de palabras intercambiadas se hundan por cuestiones aparentemente no tan graves ni complejas. Ante situaciones relacionales ensuciadas por el prurito de dominar y vencer en lugar de aceptar el dialogo para la información y darle una oportunidad a la objetividad pronto todo lo que se puede hacer es un balance de retirada. Llegar a la exclusión del otro de hecho es un fracaso para el ser humano pero cuando la continuidad de ningún tipo es imposible antes de seguir pretendiéndola incondicionalmente es mejor ponerse a salvo. Víctor Hugo señaló que no había nada tan estúpido como vencer considerando que la verdadera gloria estaba en convencer. Convencer es la primera instancia pero no la última. Cuando el otro se niega a la comprensión, no hace reconocimiento de errores, adulta y pervierte los conceptos, copia la critica recibida (a veces hasta el mismo tipo de frases con las mismas palabras), cierra las oportunidades para el restablecimiento de la comunicación. Lo que es muy evidente es que la comunicación no es ilimitada y las posibilidades comunicativas no son infinitas. Poder transcribir la trama de la impotencia para cada oclusión comunicativa con la que se manifiesta el conflicto interpersonal ayuda a descargarse de las tensiones producidas y sobre todo a ubicar el discurso a su justo grado de desarrolla. En este mundo de panderetas no es tan raro encontrarse personas con las que se ha congeniado, hablado hasta la saciedad y convivido incluso, con que inesperadamente dejen rugir la bestia que llevan dentro y aplicando las dotes de sus cerebros de mosquito entiendan erróneamente contenidos de la relación y quieran zanjarla de inmediato. La proyección letrapéutica entre otras cosas sirve para no dar la callada por respuesta (que si bien es lo que se merecen muchos interlocutores que pierden la categoría de tales al hacer mal uso) no es lo ideal para el respeto que uno se debe a sí mismo. Trasladar el conflicto al texto escrito personalizado (con o sin dirección de envío) además de suponer una descarga, aclara la situación. No importa que del otro lado se haya comunicado la firme decisión de no leer nada o no contestar a nada. Esto es secundario, lo principal es dejarse contagiar por el síntoma del bloqueo ajeno. Es triste esa indisposición creciente a la comunicación al primer altercado o cuando la relación pasa por un momento aciago de incomprensión. ¿En qué quedo todo el lenguaje profuso anterior declarando la amistad o hablando de hacer cosas comunes y algunas habiendo sido hechas? No todos estamos hechos de la misma pasta y tampoco es tan sorprendente que relaciones que se aceptan con conocidos con los cuales hay sintonías fragmentarias pero de las que se sabe son de líneas de pensamiento irreconciliables, por un lado u por otro las chispas (o la menor chispa) explosionarán la relación. Shakespeare, a través de Próspero, dice que estamos hechos de la misma materia que los sueños, Para desgracia del idealismo hay demasiado gente que no se atreve a soñar y además de ser víctimas de la realidad menos agradable se convierten en sus principales agentes de validación. Al decirlo me vienen imágenes de distintos personas con las que he tratado con los que tuve comunicación importante y cuantiosa y que de algunas recuerdo aún sus dos apellidos. La tristeza por ello no me encarcela el alma y no por callar los sentimientos desaparecen. Permitirse la respuesta exacta, (sin falta a la meticulosidad, la elegancia y el respeto) además de un homenaje a la verdad es un acto de salud. Hansrat Ali asegura que la medicina está dentro de cada uno sin que se opte a menudo en como sumarla y que también lo están los orígenes de las enfermedades. Darse permiso para escribir lo que se siente y como se valora al individuo que ha jugado contigo, que te ha hecho daño negligente o deliberado y que no da la menor señal de autocorrección, respeto ni reconsideración es lo menos que se puede hacer. La elección dominante tras un antagonismo puntual y severo con alguien es eludirlo. Fin de la comunicación. El silencio de la exclusión (que puede revestir la forma de autoexcluirse del espacio del otro desde el que ejerce su lesividad) es un duro castigo. Pero con eso también se pone fin a la elaboración. Pasar al texto escrito en forma de carta balance o de despedida crítica el conflicto es terapéuticamente ideal para ponerle punto final. Se experimenta la separación psicológica de toda la trama mientras que callar la puede demorar internamente sinedie. Es sorprendente como el sujeto afectado se consigue separar de sus yuyús emocionales explicándoselos al texto y de paso a si mismo independientemente de si el destinatario lo va a recibir o en caso de recibirlo leerlo. De ese otro lado no aceptar leer el discurso ajeno porque se le niega todo potencial de razonamiento (por tanto negándolo todo lo que se le aceptó con anterioridad) es uno de los fracasos persistentes del ser humano, es una de sus variantes de escapada: no querer saber nada. Al optar por eso no solo se pierde la enseñanza de la experiencia con el otro por terminal que sea sino que suma motivos para volver a hacerlo mal o peor siguientes veces con personas diferentes. Para desgracia colectiva no creo que exista un solo ser humano con tal capacidad de conexión con la totalidad y con la especie capaz de aguantar la agresión continua de los demás. La civilización es un gran casillero de repartos que pone los límites relacionales y conductuales. La cultura es un gran esfuerzo de reubicación reciproca en las formas colectivas de vida y fiesta. La comunicología demuestra las imposibilidades intrínsecas a la comunicación misma y algo mucho peor: la ausencia de humildad para hablarlo todo cueste lo que cueste afrontando los hechos. Para la literatura como arte de las letras es ideal porque el conflicto proporciona la cantera de personajes más crudos. Es la transcripción de la realidad sin colores ni filfas: un viaje por la austeridad del dolor. Eso no compensa la agresión a la sensibilidad ni la restauración de lo perdido pero al menos al literaturizar hechos y sujetos quedaran para que otros puedan aprender de no caer en las trampas explicadas. De hecho hay individuos humanos que no tienen mayor valor del de ser personajes a los que no querer tratar en absoluto ni parecerse en lo más mínimo. De los demás sabemos que están quienes son quieren o pueden ser personas, nos consta que no todos lo son, pero lo que está fuera de toda discusión es que cada individuo lleva al menos un personaje puesto. Muchos de esos personajes superar la ficción, también las peores pesadillas. ¡Qué menos que proporcionales un lugar acolchado para la posteridad al retratarlos en sus miserias!

inter-misivas

Por YASHUAbcn - 7 de Abril, 2010, 19:06, Categoría: POÉTICA

Mientras sigo aprendiendo a aprender y aprendiendo a enseñar es un lujo encontrarme con tu declaración de sintonía a todo lo que se te pueda enseñar. Bastaría con que este criterio fuera la clave dominante en el contacto humano para que todo se positivizara cambiando bajo la luz del conocimiento. Es una forma de abrirse a todo, a la historia y a los demás, que no solo sirve para aprender sino también para enseñar. Siempre seguiremos buscando lejos lo que nos perdemos de lo que está cerca. Pero ¿acaso la observación de las estrellas compañeras de la vía láctea y de las curvas de la luna no nos llenan de éxtasis y romance con quienes compartimos estas miradas en noches no urbanas? De epistolario a epistolaria: ¿por qué es tan difícil constituir duetos de intimidad confidencial ejerciendo de vasos comunicantes hasta sus últimas consecuencias? De mi tesoros coleccionados (sellos en un pote, etiquetas de té, billetes de bus y entradas de museos) sé tendrán por futuro la papelera más cercana. Desde que colecciono palabras sé que su futuro estará garantizado pasando de bocas a manos. Las palabras no bastan aunque las considero actos. Acepto tu propuesta de pasarnos por las letras antes de pasarnos por la piedra, por los céspedes, por las camas, de tirarnos por las alfombras, por las arenas y de comernos a dentelladas. Las palabras mueven energías y nos preparan para escenas suculentas pero sobre todo dicen lo que somos, nos evidencian, nos descubren. Hay distintas formas de deleite que pasan unas por la quietud y otras por el movimiento. Las prisas excesivas (las del conductor a bordo de su máquina, las del agricultor exigiéndole al árbol que para sus frutos o las del amante urgiendo al amante a que esté pronto-dispuesto) van en contra del placer de lo que sea: del paisaje, del fruto y del amor. La brevedad se convierte en una trampa-cantera para generar equívocos. Prefiero el texto de solera compartido, de media distancia y a largo plazo que vaya puliendo la piedra filosofal mientras se desprecia el oro resultante a favor del barro de la cacerola con el que rehacernos como seres animados. En el clasificatorio de los repartos (uno de mis cien oficios fue el de agente postal) me presto a ser objeto clasificado antes que estratega clasificante. Es un honor que me tomes como hablante aunque de momento no me invites a un tema sobre el que hablar. Critícame por necesitar de una invitación cuando los temas preexisten antes que la poética observadora se haga eco de ellos. Si de hablar es de lo que estamos hablando nadie debe pedir permiso para hacerlo ya que el lenguaje le precede, las ideas vuelan y todavía hay mucho que decir. Lo que no sé es si parte de lo que voy a decir en el futuro pasa por ti y eso será para ti. A esa instancia superior que cada persona encierra lo he venido llamando el infinito positivo: la potencialidad desde la que convertirse en totalidad superando su mezquindad cotidiana. A fuerza de golpes de realismo y de imperativos de la arruinada sociedad adulta que vendió su herencia intelectual por cuatro cuartos admito que el ser humano no es tan brillante como los renacentistas lo pintaron. Reconvertí mi planteamiento y ahora lo reformulo en términos de potencial discursivo. Lo que permite distinguirnos (aparte de acentos, figuras, perímetros y CVs) es la cuota de discurso potencial que tenemos. A mayor capacidad de extralimitación en el lenguaje y en los conceptos más oportunidades para una vida plenipotenciaria y por el contrario: a mayor rigidez principista y cierre de filas con la cultura dada menos oportunidad para la aventura existencial, la de los placeres, la de libertad y de la felicidad. Hasta que no me refugies en tu cueva seguiré escribiendo mis hojas de reclamaciones. Él piensa en ella, ella piensa en él. Ella piensa en ella y él piensa en él. Juntos piensan en los dos y los dos piensan en el mundo. El mundo no piensa en ellos porque solo son dos y el mundo no es un ente pensante sino la cosa pensada por sus mundanos habitantes. Él piensa en ella y ella piensa en él. Son un dueto construyéndose idea a idea pensadas. Son dos entre millones recreando el paradigma de la felicidad. A veces ella es él y a veces él es ella y son duetos de hombres o duetos de mujeres los que participan de la hazaña amorosa. Él o ella, qué más da, existen para encontrarse y al hacerlo saben que es cierto aquello de la unidad complementaria de los distintos y hasta de los contrarios. Si él piensa en ella y ella en él, bien pudiera ser que yo pensara en ti y hasta esperar que tú pensaras en mí pero esto es demasiado suponer en una primera nota de paso y de bienvenida

La expresión minimalista

Por JesRICART - 25 de Febrero, 2010, 21:14, Categoría: TEORIA LITERARIA

 

La expresión minimalista. Apología de la nota corta.

La nota corta es inherente a la vida de contactos y a la necesidad mensajera que experimenta un hablante. Dejarla en la puerta de casa para que esperara a tu regreso un visitante demorado o en el lugar público de la cita a la que no había acudido ya eran formas escritas de notas hiperbreves. Más tecnocráticamente el telegrama enviado para modificar un compromiso o dar una noticia eran también formas de notas cortas. No puedo decir pues que en el pasado no las usara en estas distintas modalidades.

La primera imagen que recuerdo de las notas cortas como rastros dejados en un proceso de relación fue las que se pasaron algunos líderes bolcheviques en reuniones políticas para no alterar el curso de la reunión interrumpiéndola con la voz alta. Algunas veces las había escrito y sigo haciéndolo en reuniones para pasar un dato a un compañero próximo o recordar alguna cosa a decir. La nota escrita es algo que surge determinado en algunas circunstancias sin necesidad de planearla. El slogan de pared o de cartel es también una forma de nota hiperbreve que ha querido despegar con estilo propio, algo que también es organizado desde el marketing y la publicidad. Los comentarios de pie de foto en la prensa y los nuevos mensajes sms y los emails certísimos tambien se apuntan a ese inventario de la brevedad de la abigarrada muestra de las notas minimalistas aunque no siempre son explicitas y sus faltas de comas y puntuación se prestan a equívocos curiosos.

Si hurgo en mi memoria sospecho que ya de muy lejos pensé en la posibilidad de hacer una especie de dossier donde compendiar esos brevisimos que capturan instantes dedicados a personas concretas. El conjunto de personas con las que se trata en una manera u otra constituye la generalidad de el Otro. El contenido de mensaje en esas notas es un indicador fabuloso que da cuenta de en los trasiegos en los que se está, lo que se piensa y lo que se propone.

Desde el contacto con la mensajería instantánea y atendiendo a las dificultades de extensión de las lecturas largas de materiales ensayísticos (a los que vengo dedicándome) el archivo de notas al otro ha surgido como algo para lo que ya estaban dadas todas las condiciones de decisión. Una vida literaria longeva podria proporcionar miles de estas notas que se convertirían en un documento valioso para atestiguar un tipo de literatura inmediatista. Es sabido que hay un tipo de lecturas reactivo negativas al texto largo. Su sola extensión les mueve a espanto. La nota corta permite su rescate para la lectura aunque se trate de lectores de minutos por no decir de segundos.

Mi incorporación tardía al ejercicio de la nota corta no me ha quitado de seguir con el texto largo. Me ha bastado implementar el criterio que todo texto, sea de la longitud que sea, forma parte de un texto mayor. La diferencia entre la nota y el párrafo es que este necesita de la complementación de lo siguientes y anteriores para ser completamente entendido. La estructura de la nota se establece con total independencia de otras. Una de sus ventajas es que no pide una continuidad y que puede ser emitida como entrada, como respuesta dentro de un proceso comunicativo o como final. Una nota instantánea una declaración para un punto concreto. Ciertamente, hay muchas maneras de hacer notas y algunas en tanto que partes encadenadas a otros mensajes no se entienden si son presentadas aisladas. Me he propuesto como criterio aplicado escribir las miás con valor de expresión por si solas independientemente de la respuesta que vengan a dar o del rol de mensaje encadenado que tengan. Una nota corta puede ir desde una palabra a unas cuantas oraciones ensambladas pasando por un enunciado simple. La mayoría de ellas a juzgar por el reino de la mensajería instantánea no supera la cincuentena.

En mi dossier donde veré si reúno miles de ellas a otros tantos destinatarios trataré de que los textos conecten con las personas a los que fueron nominalmente enviados.

A diferencia de las notas de prensa asi mismo brevísimas que dan por supuestos hechos por verificar las notas personalizadas no aspiran al rango de dogma. Le sobra poder hacer diana en la sensibilidad individual de alguien que conecta con lo recibido. No renuncio a mi apología anterior del texto largo. Sigue siendo necesario explicar con millones de palabras lo que sigue siendo silenciado con millones de gestos represivos lo que no quita reconocer las dificultades para no pocos de llegar al texto largo o de colocarse en posición de desestimarlo nada más verlo. La curiosidad comparativa entre uno y otro es que el corto no es necesariamente mas fácil si lo que se plantea es extender el pensamiento y en consecuencia hacer pensar. Ese hacer pensar significa introducir variables de reflexión habitualmente excluidas en los procesos verbales descriptivos y en la jocosidad de la complicidad de los susurros. No todo el mundo contesta al mensaje y ni siquiera se plantea la necesidad de hacerlo. Eso viene pasando en toda clase de tecnología y medio y desde mucho antes de la era digital. El hecho de la no-respuesta no significa que no haya habido recibo o no se haya dado una comprensión. Hay que admitir un tipo de desidia que alcanza por razones diferentes a los menos corresponsivos. El lenguaje es un movimiento interactivo de significados en el que en cuanto falta una intervención pone en peligro de suspensión el mismo proceso de transacciones. De eso incluso se puede inferir una ley. La comunicación es algo que avanza o retrocede, se estanca o se corrompe, según la funcion de las dos o mas partes en el juego comunicacional en activar sus intervenciones. Cuando dos antiguos amigos/conocidos se encuentran o coinciden y se expresan los deseos de reunirse mas a menudo o de llamarse y hablarse saben -suelen saber- en el momento de decírselo que se están mintiendo. Dicen frases consabidas protocolarias. Lo que nutre una relación es la combinación de mensajes y una organización implícita de su continuidad. Cuando el otro te deja sin respuesta el proceso no sigue. Claro que hay una forma sutil de prescindir de eso: no plantear preguntas ni propuestas, eso permite que la emisión unilateral se promueve a si misma hasta donde sea a voluntad del emisor. El resultado es un monologo. Un compendio de notas personalizadas de una sola autoría no deja de ser eso: un monólogo con la peculiaridad de ser multirrepartido.

No todas las notas tienen el menor interés para ser coleccionadas. Una abundante cantidad de ellas (basta consultar el sesgo dominante de la mensajería en windows live o en facebook) ni siquiera se entienden o no pasan de los balbuceos de carantoñas mutuas y donaciones de besos virtuales. Excepcionalmente hay quien comparte desde su cuadrícula una idea interesante o una info útil. Los menos se convierten en donantes de ideas. Cabe esperar que esa desertidad se irá disminuyendo. Quien se precie ademas de decir su nombre, hobbies, intereses y estado civil proclamará sus ideas. Lentamente se va haciendo, primero acudiendo a frases de autores renombrados o conocidos y después pensando las propias frases y dejándolas listas para editarlas.

La nota corta tiene muchas mas posibilidades de alcanzar un amplio público que el texto largo pero para quien no acepta pensar mensajes ajenos le resulta tan complicado entrar en el significado de la brevedad que dedicar tiempo a lo que considerará un exceso de longitud. También es cierto que lo irrelevante como grafismo de la diletancia puede copar tanto el espacio del mensaje breve como del libro largo. Quien ha optado por no leer, no lee. Quien opta por bloquearse ante el testo escrito reduce su capacidad para entender mensajes y hace que se le pasen de largo cosas que le puedan interesar. Si bien es cierto que el texto corto da mas oportunidades a quien lo escriba a ser leído no le sustituye la necesidad del texto largo para que pueda decirlo todo dado que no hay resumen o síntesis que lo sustituya. Por encima de la longevidad de un texto lo que cuenta es su mensaje ,mas que su gramática de soporte. Pretender que al mundo le sobra literatura es un alegato en manos de una apología de la incultura. Siempre hubo quien le molestaban libros y bibliotecas y arrasaron con ellos. Pretender el grano sin carga con la paja es un contrasentido que va contra las leyes de la naturaleza. Es necesario el contexto para el texto porque es necesaria una cierta cantidad para alcanzar una calidad, finalmente todo puede ser reciclado y aprovechado (la paja también) confundiendo el fruto con el proceso que le ha dado vida.

La vindicación histórica permanente

Por Néstor Estebenz - 24 de Febrero, 2010, 9:07, Categoría: POÉTICA

notas en facebook

notas en facebook

A B.Durruti lo interpretamos como un héroe irreductible. Citarlo a tantas décadas de su muerte (por lo que hace a su aseveración del fascismo resucitable a manos de la clase dominante en cuanto ve peligrar sus privilegios) reconociendo su actualidad, hace pensar que no ha sido tanta la evolución histórica desde la guerra fratricida de los españoles hasta la actualidad.

 De las patologías malditas como el cáncer o el Aids se ha hecho una amenaza latente contra todos. La investigación sigue patrones biomédicos disociados de la crítica a  los hábitos nefatos de los modernos consumos. Luchar contra estas y otras discapacitaciones (también las cardiovasculares y los ictus) pasa por cambiar radicalmente el sistema de vida. Se nos engaña haciéndonos creer que cada cuadro clínico compete  a cada individuo cuando es consecuencia directa del tipo de organización social y del consumismo.

¿cómo acabar con la/s crisis económicas de una vez por todas?1. Poner el sistema a girar en torno a las necesidades y no en torno a la superproducción y el lucro. 2. Potenciar el cooperativismo de consumo para contener los precios. 3. Activar las coordinadoras de intercambio de trabajos y trueques de objetos  que no pasen por el salario ni por el dinero. 4.Suspender la existencia de empresas y negocios no éticos.

Hay un tipo de incertezas derivadas de la cultura de la inseguridad en la que estamos (por una crisis de las verdades categóricas)que son proporcionadas y otras que remiten a la ansiedad que han de ser curadas para sacarle mejor partido a la existencia.

Lo opuesto a compartir es privatizar los recursos necesarios para la colectividad permitiendo las diferencias entre micro sueldos y sueldazos en un sistema que premia el lucro y castiga la ética.

Demostrado: quien tiene más y gasta más es menos feliz. Podemos reestrenar una sociedad del ocio en el que con menos ser más, tener una buena calidad de vida sin pasarlo todo por la taquilla.

De la carpa de la new age se recuperó el abrazo sostenido y el beso, también entre hombres, más allá del acto protocolario del muá-muá. La cuestión es que hemos reducido el beso público de las presentaciones a un gesto facial (hay quien ni siquiera llegar a rozar las mejillas, de labios nada, no sea que se le despinte el cutis).Llevar el rito a determinados espacios pugilísticos como es el parlamento tal vez acabaría con esas pócimas toxico lingüísticas (la rajoytoxicidad) que contribuyen a la jaqueca nacional y el personal de la prosa se trataría con mas deferencia y cariño.

¿a qué te lleva tu análisis? Yo llevo toda la vida para vivir la realidad que quiero y tal como la concibo, no la que me imponen a conveniencia de los ránkings de producción y consumo del sistema o de intereses ajenos que entorpezcan mis perspectivas sentimentales.

La combinación de los extremos da la hermosura y el equilibrio; bosque y claro en la espesura, luna y nubes con las que juega al escondite, palabra y escucha, pasión y reflujo, amor y distancia, acción y reposo, figura y fondo, grafito y dibujo...Activa las dosis que te  correspondan y serás tu actor preferido sin tener que convertirte en el gigante de la leyenda.

 

Si los empleos fueran siempre espacios de creatividad y realización, si se ejecutaran en las mejores condiciones de seguridad, si no produjeran estrés y peligros, si escaparan al reino de los amos...entonces no existiría ni siquiera la fecha límite para la jubilación como escapada a una larga etapa biográfica de explotación, no habría la frontera entre trabajo y ocio porque el mismo trabajo sería una forma de placer.

Nos sobra de todo: desde kilos que nos devolvería aquel perímetro casi ideal del que en otro tiempo estuvimos orgullosos a posesiones de todo tipo que son los lastres que encadenan con esferas de acero los pies de nuestra libertad.

El aval de las tradiciones  no es tanto el pasado como su inercia interiorizada por cada indiiduo convertido en su reproductor y  propagandista en lugar de tomarse el futuro como algo suyo y extraordinariamente nuevo.

La creatividad es el resultado de una operación mental y de unas manos hacedoras que le quitan la habilidades creacionistas a los dioses (el fuego como hace el mito de Prometeo) para dárselas a los humanos. Eres una persona tanto más creativa cuanto más decidas hacer con tu vida y en tu mundo la originalidad de lo que sientas y pienses.

Hablar o no hablar este el dilema que reescala otro más crucial: ser o no ser. Somos siendo palabras activas a las que nos vinculamos y comprometemos como la representación de nuestras esencias que incluyen en el lote demonios y pasados oscuros pero también sueños preciosos y valores heroicos.

La historia es un síntoma del que no podemos huir. Hago de mi biografía un juego literario para sufrirla lo menos posible.

Hasta que no sabes lo que quieres tu vida anda metida en un círculo cerrado, cuando lo sabes aspiras a moverte por una espiral que se tuerce y se junta al punto de partida donde empezaste a reseguirla.

La casualidad es el resultado probabilístico para actos que buscan encontrarse. Activarlos deliberadamente forman parte de la casualidad. Puesto que no estamos aquí (“aquí” igual a las mil y una circunstancias en las que nos movemos) porque nos trajeron sino porque vivimos somos factores causales de lo que nos acontecen.

Nunca se escribe desde la nada. El cero absoluto es una fabulación fantasmagórica, no existe. El solo hecho de mencionarlo ya lo convierte en algo. Ni siquiera la soledad extrema es tan cierta cuando el viaje imaginario lleva a innumerables paraísos y recuerdos.  Pero escribir, sí, es poner las palabras en las manos y en las bocas de quienes, aún pensándolas, no se decidieron a hacerlo por temor a equivocarse. Escribir es una manera de equivocarse en público pidiendo que la corrección de la espontaneidad nos convoque a hacerlo mejor la siguiente vez. 

Nadie realmente se adueña de los sueños de nadie, ni siquiera quien los sueña, a veces en duermevelas sosegadas y otras en la total inconsciencia de durmiente. Si fuiste dueña de mis sueños infórmame. Prepararé lo necesario para juntarnos donde nos toque concretarnos.

El crecimiento a ultranza es lo que lleva a los panoramas de superproducción que es la causa que está detrás de las crisis estructurales del sistema. Los incrementos de fracciones o minifracciones de un solo punto sobre cien no dejan de ser incrementos más ajustados a un lento restablecimiento de la economía que no prioriza tanto las carreras tras los lucros de la especulación.

De la hipotonociddad del neonato a la hipertensión del anciano se nos va toda la vida. La vida es una lucha para demorar la inflexibilidad. La infliexibilidad total es la muerte: la del cadáver o la de las cabezas huecas.

De un manual de elogios se pueden tomar los que convengan para cada destinatario/a que corresponda. Lo mismo que en la tienda de chuches se puede entrar a comprar el objeto dadivoso que se ajuste al rol protocolario. Lo que sucede es que si se elige mal: ni el piropo ni el regalo cumplen la menor función en especial cuando la persona que los recibe sabe que no tiene nada que ver con las flores que se le tiran.


En la navegación sicalíptica

Por Sussana Maraselva - 23 de Febrero, 2010, 0:49, Categoría: POÉTICA

. En la navegación sicalíptica. (notas en facebook)

Navegando por entelequias y retocando las apariencias debajo de las sábanas de los fantasmas se sigue encontrando la mera nada. Amando vivir e invitándonos a la vida compartimos avenidas y andares con espectros que dan el pego de ser andantes cuando no pasan de ser hologramas. Tras la segunda frase con un cadáver adornado se le recoloca en el casillero acostumbrado aunque por un momento  se alucinara con su performance de comunicante de primera instancia.

Lo mejor de la vida humana  es que te permite repensarla y al hacerlo la revives por partida múltiple. Eso aumenta el umbral de las sensaciones y de los placeres. Descubrir es divertido, comprender es genial.

No te prometo nada, la vida es un tango, los pasos propios se

acoplan a los del otro.

Pienso que la vida escrita deja rastros que la mera memoria tiende a desdibujar.


Escribo por inspiración no por encargo o por nota a la orden. La longevidad de mis textos en prosa está determinada por el tema en curso de ser pensado, en cuanto a las cartas personales son una dialéctica combinada a las recibidas. La carta es el resultado de una confidencialidad de ambas partes.

Imaginar no es solo vivir sino que lleva la vida más allá de los límites que inicialmente parecían imposibles de transgredir. Sin imaginario que nos sacara del ostracismo la vida se haría más árida de vivir.

Seguimos replantando semillas una y otra vez, dejándonos injertar vida por la frescura de las plantas y apostando por un futuro ideal aunque las notas de actualidad lo borren de toda perspectiva.

Chicas: mientras negociáis lo que es un hombre y su relación con la poesía, un varón vulnerable como yo le seguirá escribiendo a la vida para acabar con las inercias de las rutinas, le sacará punta a sus lápices para que no quede ningún signo sin ser grafiado, os elogiará como compañeras tras los biombos jugando al escondite y seguirá poniendo pies de fotos a los iconos demostrando que es posible vivir en concordia sin enfadarse por vuestros dictámenes.

Tómate el tiempo que necesites pero tan pronto te conviertas en mi elixir recuerda que te necesitaré como dosis diaria.

Mis respetos para ti por estar receptiva, por tratar de ser tú misma por encima de condicionantes y presiones.

Estamos retejiendo entre todoas el otro tapiz de Penélope. Un día será lo suficientemente grande, mágico y fuerte para que subamos en él y volemos sin tener que aguantar los atascos y enredos de las compañías aéreas.

Me relaciono con dos clases de libros: los que leo y los que escribo. Todavía me gusta manuscribir algunos de poesía. Todavía, cuando salgo de viaje, no olvido llevarme uno u otro de los que tengo en marcha. Los poemarios son también diarios de bitácora. Sirven para encapsular las emociones de un tiempo dado.

¿cómo poetizar la existencia? Medidas: 1ro.antes de salir a la calle aprenderse de memoria un verso digno. 2do. Soltárselo a bocajarro al primer prepotente que se nos cruce. 3ro. En lugar de encender el televisor tomar un buen libro y leerlo en voz alta junto al partner o los hijos. 4to. Escribir los propios versos no para sentar cátedra sino para asentar la memoria sentimental.

Interesante ¿me dices? Interesante tú, que me mueves a reflexionar.

Todos esos murmullos de vida, de los elementos que da la naturaleza y sus habitantes, no solo merece la pena vivirlos sino que sin ellos nos quedaríamos sin vida. Vivir no es correr tras los poderes o los ránkings de magnificencias sino vivir los momentos, los más pequeños incluso, los detalles, los inesperados también, ahora éste, vivirnos como peldaños o compañeros de ratos, aliados de poemas para experimentarnos entre letras.

Escríbeme, me pides. Aquí estoy en forma de fábula, como siempre. Toma mi mensaje del anillo de mi pata. Contéstame con los párpados si te has quedado sin habla, háblame de lo que sea para remontar el intervalo que nos pausa. Estoy ocupado en ti ¿no lo ves? todo se detiene cuando llamas a mis cristales. Yo te abro sin demora, cuélate.

La vida es una investigación. No hay nadie que no deje un reguero de datos. Eres susceptible, como todoas, de ser encontrada. me constituí en buscador para no vivir de las arenas áridas. Fui más allá del horizonte para romper con los límites de mi miseria. Levanté las faldas de los fantasmas para descubrir que no había nada. Te encontré en un libro de diez mil caras para identificarme con tu mirada. Y ahora que estoy a tu lado, ¿qué vas a hacer conmigo? ¿decir que no pasa nada? he navegado por las hipótesis y me he silueteado como el espejo de tu alma. Me recito mientras me sostienes con tu pregunta y me evaporo tan pronto me especulo como compañero de tu cama.

Aún como estatua de sal te lameré para convertirte en tierra, para que hagas musgo de mi saliva y tu cloruro. Te enseñaré a mirar y aprender las lascivias de los sodomitas sin que ningún dios se atreva a petrificarte de nuevo, volveremos juntos a las calles de las orgías para aprender in situ de los pecadores y pecadoras alborotados. Hablaremos tranquilamente de amor y sexo como dos historias que se complementan. Yo cumpliré mi parte del trato como guía y escribano, tú el tuyo como dama de honor y yegua cabalgada.

 

Esa es la filosofía creativa: no dejarte atravesar por los reveses por muchas bocas que pretendan morderte. Reparar los impactos lesivos por los errores cometidos y repararte aun cuando los demás no lo hagan por los daños sufridos por las intenciones malévolas.

Aunque sepas que hoy nada va a calmar tu soledad también sabes que tras pasar por una noche de silencio y descuido, al otro día empiezan todas las oportunidades. Sabes que desde la soledad apreciarás otros encuentros cuando se den, que la alianza te espera en otras compañías, que vivir es organizar recursos y explorar otras canteras.  

El amor en plural

Por JesRICART - 16 de Febrero, 2010, 11:43, Categoría: POÉTICA

. El amor en plural. 

Te echaba a faltar. Tomate tu tiempo para armar las ideas y los textos que las expresen. Sea cual sea tu frecuencia sé que existes y que me recuerdas. Un día u otra mi paloma mensajera te traerá la parte del mapa que te falta, todo encajará y encontrarás el tesoro que anduviste buscando. Quiero protegerte de las noticias letales, del discurso lesivo tan sutilmente penetrante en todos los lares. Si estás vacía de palabras deja que te llene con las mías a falta de tocarte las manos, sentir su calor en las mías. Si prefieres escucharme reharía la poesía para ti y juntaría nuestras almas en un anfiteatro de juegos de voces y manos. Pero no quiero sepultarte con otra estrofa de corrido, no vayas a creer que no te tomo por asunto mío. Habla de tus anhelos, comparte lo que seas hasta donde quieras, deja que te haga de amigo tierno sin juzgarte ni empujarte a iniciativas que no sean las tuyas. Pásate a la prosa en cuanto desees sin reprimir tu cascada de silencios si eso es lo que en esta coyuntura te concreta.

 

Somos y seremos bocas y jugos, aguardo impaciente a que me des de beber tus aguas menores que en mi saciedad haré excelsas para brillar radiante mientras con ellas me lavas las heridas de la sequedad. Ven a mi manantial de proteicas variedades con las que reflotarás desde tu rincón hastiada. Te masajearé centímétrica para superar otras experiencias. ¿Hasta cuándo continuarás en el balcón sin lanzarme tu llave secreta? Vuela hasta mí sin más demora que la que te ocupe en vestirte para la ocasión, vístete con un tanga de mínima expresión, enfúndate en las telas de la seducción, reserva un vuelo y vente con toda tu pasión. Yo te daré toda mi atención, te refugiaré en mis brazos y te saciaré a orgasmos hasta la extenuación.

No te seduzco cariño porque la seducción sea mi don natural y tú te hayas prestado  abrir tu castillo a mis palabras encaramadas. No te digo lo que te digo para hacerte mía y tenerte para la colección de los amores de vitrina. No te propongo las imágenes que no reprima para presumir de original. No te contesto a cada verso tuyo para seguir en tanto que animal literario con mi ritual. No me cuelo cada dos por tres en tu pantalla como antídoto del olvido. Te seduzco, te hablo, te propongo, te contesto y me cuelo en ti para ponerte en pie como mujer abanderada de ti misma para cumplir ya tus deseos incumplidos, para trasnochar conmigo junto a las velas y las lunas, para que me jinetees con la fuerza de las chicas que se estrenan con hombres, para que cierres la gestalt de tus proyecto de completud completándolo conmigo. Te busco y te declaro como parte mía en esta aventura del decir cuya amorosidad no falta a la verdad y su rima no descuadra mi sentir. Te voy esculpiendo hasta donde dejas que mis manos te vayan merodeando. Te transmito mi energía y fuerza para que no tengas miedo. No pienses en  ningún mañana porque vaya a romperse, termina de construir el ahora constituyéndote en mi compañera complementando tu  condición de serlo en las letras para serlo en los actos nobles sin tretas. Ámame con  más de ti. Visítame, ven a mi lado. Tómame, hazme tu amado.

 

La desigualdad natural es además necesaria. Es lo que nos hace atractivos y complemetarios. Bucearé en ti todo lo que puedas enseñarme mientras sigas inspirándome versos y me des cancha para que te corteje. No me justifico por los lapsos de contacto  pero temo que la ansiedad ajena los convierta en  olvido. Somos ya certezas por mucha que sea la distancia entre tu isla y la mía. Es cierto que hay algo que está por encima de las letras: cada vez que te pienso algo debe llegarte a tus sentidos extras o ¿acaso crees que no estoy en alguna brisa que te mueve o en las cosquillas que te acarician? Vives sin querer nada y eso, sí, te hace afortunada. La budeidad es la superación del deseo. Yo todavía vivo tras las pistas de los abracadabras. Me ilusiono por la utopía en la que me educaron o  quisiera tenerte cerca para amarte con toda mi delicadeza y arte. Sé que la vida sigue ciclos y se mueve dentro de círculos. Por muy lejos que uno ande no hace sino recorrer una espiral dando vueltas al mismo eje y por si fuera poco una espiral sin principio ni fin que se ha juntado en sus extremos eliminándolos. Es así que la biografía es un pasar por situaciones que se nos repiten, unas veces más intensas que otras en que la ligereza de los lastres nos permite volar de otras maneras. Vivir lo que toca vivir en cada momento. Te propongo que nos vivamos sin inhibiciones. Digámonoslo todo, lleguemos hasta donde nuestras sensibilidades nos empujen. Acepta que te ame por este rato mientras te escribo y me relato. Acepta que te ame, además de en  las letras, como hipótesis de encuentro en el tiempo que nos sea dado. Sí, ya sé que la amistad entre un hombre y una mujer se hace sospechosa cuando se pide el derecho más que al roce de los cuerpos a la compenetración. Sigamos armonizándonos en este viaje literario por nuestras esencias por encima de hechuras y texturas. Seguiré siendo tu amigo aunque y si alguna vez crees que ya no estoy presente recuerda desde ahora que mientras viva no aceptaré mi condición de ausente. Te puedo querer desde el silencio aunque las señales se demoren y las coordenadas de nuestra cita no se concreten.

 

Recargada de nuevas sensaciones, reenergetizada por otros espacios telúricos vuelves a estar dispuesta para seguir nuestro propio juego de sensibilidades. No te disculpe por una pausa de días de no respuesta inmediata. Mi texto no tiene prisas. La disertación sobre la sintonía seguirá siendo válida por tiempo que pase. Deposito en cada palabra la esperanza del micropunto que nos acerque sin más especulación que la de acompañarte en tu aventura existencial. Los dos somos hijos de la tierra por tanto hermanos, es cuestión de tiempo que nos abracemos como corresponde a nuestro rango. Aquí me tienes y tendrás si ahuecas un sitito en tu vida donde seguir enviándote mi discurso de amor y paz. Puedo hacer por ti lo que un poeta hace por su musa: todo y aún más: nada. Devolverle todo lo que le ha inspirado sin exigirle contraprestaciones. He aprendido que el amor para que sea bidireccional tiene que ser antes unidireccional: amar sin especulación alguna, amar sin tomarlo como una inversión, amar desde uno mismo aunque el otro incluso te ignore, amar volcándote como sentimiento. Todo ese despliegue sin esperar nada es lo que hace de la vida un regalo en el que se te da todo.

Microcuentos

Por JesRICART - 13 de Febrero, 2010, 4:37, Categoría: RELATOS

Mi amigo el calendario[1].

Por cierto, ¿hoy es domingo? -Me preguntó el número 13 del calendario de la pared-

Como que antes no había hablado con ningún objeto no humano, miré a mí alrededor para asegurarme de estar solo. No, hoy es sábado –respondí- pero tú eres  el encargado de informarme de la cifra y de los días de la semana, para eso estás aquí. 

Yo solo soy papel impreso y no sería la primera vez que defectuoso, sufro una crisis de certeza –me contestó -. Desde aquel día, cada número me preguntaba qué día de la semana era. Yo, sucumbí a a un dialogo con cada uno de ellos. A fin de mes fui encamisado y llevado a un lugar en el que se permite hablar con todas las voces que oigo. Soy feliz.

.

Una pregunta maníaca[2]

Por cierto ¿hoy es domingo? - me preguntaba por centésima vez aquel mismo año - No, María no, no puede ser domingo, domingo solo es un día de la semana, te lo dije ayer y anteayer, y al otro y desde que te conozco.

 Mi vecina trastornada cada mañana en el rellano de casa me preguntaba la misma pregunta. No era su única víctima, todo el vecindario estaba afectado por esa extraña manía. Un novio marino de su juventud le dijo que vendría a buscarla un día en domingo. Al verla, los demás, para eludirla, ya le adelantaban la respuesta.

 

Dominguismo[3]

Por cierto, ¿hoy es domingo? Se preguntaban los unos a los otros en calles infestas durante la famosa crisis del 2009 en que millones de personas perdieron sus empleos. Nació un nuevo glamour con el dominguismo. Nadie reconocía su condición de parado y se promocionaba una  nueva cultura dominguera. Por decreto ley todos los días fueron redefinidos como domingos. Puesto que el domingo era fiesta de guardar, las cifras del paro pasaron a casi cero ya que los trabajadores no estaban sin trabajo sino que estaban de vacaciones. Ese modelo fue implementado en el mundo entero y se inauguró la sociedad de la pereza integral.

 

Una razón para ir al país del sol naciente.

Por cierto, ¿hoy es domingo?

-No.

-¿No lo es?

-No, no lo es.

-Y ¿por qué no lo es? ‘¡Debería serlo!

-Tenga paciencia,  lo será mañana

-Yo quiero que lo sea hoy.

-Vaya a la oficina de reclamaciones.

-No me harán caso.

-Obvio.

-¿qué puedo hacer?

-coja un avión y váyase al país del sol naciente.

-¿ahí será domingo?

-Lo será antes que aquí.

-algo es algo

Los dos transeúntes se separaron, uno se fue  camino del aeropuerto y el otro, un peripatético paseante, pensó en la enjundia de la pregunta más simple para la que no había respuesta satisfactoria posible en preguntantes como aquél.

 

Hablar por hablar.

Por cierto, ¿hoy es domingo? el slogan publicitario del año,  la frase más repetida, en bares y discotecas, incluso en metros y buses. Fue promocionada por institutos de psiquiatría y agencias de normalización lingüística para activar  el habla No venía a cuento pero todo el mundo la decía. Una pasada, una escapada de la realidad,  una manera de ningunear al interlocutor. Era la frase preferente. Si uno la colaba en una tertulia o en un congreso los demás tenían que responder a coro. Tenía prioridad. Corrió la voz que quien no emitiera esa frase varias veces por día sería expulsado del reino. Otro éxodo empezó.

 

El mundo empezó a cambiar

Por cierto, ¿hoy es domingo? ¿Lo tiene? –le preguntó al librero el cliente que todos los lunes desde hacía 20 años iba a comprarle un libro distinto.

Lo siento, se han agotado las existencias. Después de 115 ediciones consecutivas, un juicio por  monopolio y competencia desleal ha cerrado su editorial. Le sugiero que trate de conseguir una fotocopia pero recuerde que su lectura ha sido prohibida por la policía ideológica.

¿Hoy es domingo? un ácido alegato contra la sociedad del despilfarro. A los millones de lectores que cautivó los paralizó de tal modo que dejaron de ser productores y consumidores. El mundo empezó a cambiar.

 

Un chasquido con los dedos

Por cierto, ¿hoy es domingo? No lo es, no lo es en absoluto ni nunca lo será -se preguntó y se respondió el físico nuclear ante una audiencia pasmada-. La noción de Einstein de que el tiempo no existe –prosiguió- nos lleva a la conclusión categórica que hemos hecho de las convenciones una retorcida superestructura  para una realidad que en realidad no existe. No hay más cronología que nuestra propia mentira. Nada existe, ni vds ni yo, en consecuencia puedo causar baja en este mismo instante sin que nadie me eche en falta. Dicho esto, chasqueó los dedos y desapareció. La platea se llenó de murmullos.



[1] Relatos en Cadena Ser

[2] Para Relatos Cadena Ser

[3] Cadena Ser